[:es]Más allá del mero entretenimiento[:]

[:es]

mauroLos músicos nos cavamos nuestra propia tumba. Somos posiblemente el área artística menos considerada y de las peor pagadas, además de que parece que nadie cuida de la legalización de nuestras horas de trabajo. Porque ser músico en muchas ocasiones es sólo una cuestión de… tengo mis cuatro colegas, ensayamos, le echamos una cantidad de horas increíbles, nos gastamos un dineral en material, pero luego vamos a garitos a tocar por dos duros o incluso sin cobrar. Y esto es genial porque es un arte en cierta medida democrático, ya que un gran número de personas pueden acceder a él, disfrutarlo y ponerse en la piel del artista que muestra su obra. ¡¡Viva!! Lo grave es que en la situación de crisis en la que estamos, hasta los profesionales viven así, tocando en garitos por dos chavos, y todo en negro por supuesto. [:][:es]Si un día te partes un brazo y no puedes tocar en este o aquél local nadie cubre un trabajo que oficialmente no estás haciendo. ¿En serio las que vivimos de la música queremos esto para nuestra existencia? Rebajarnos a tocar por ciertos precios es devaluarnos y menospreciarnos a nosotras mismas (imagen muy ilustrativa de una viñeta de Mauro Entrialgo). Está una para ir publicando por ahí que va a dejar a la autoestima y su profesionalidad en la próxima estación. Yo también tengo facturas que pagar, y además, tengo el vicio de comer. Por más que lo intento, no se me ocurre una forma de salir completamente el sistema económico.

Ahora además está muy de moda el tema de pasar la gorra, el local ni siquiera te garantiza un mínimo, aunque esos mínimos y máximos que pagan últimamente son de risa en realidad. En parte me parece bastante democrático el tema de que el espectador sea el que decide el precio de lo que ha visto. Teóricamente debería producir que el que acuda a un espectáculo juzge la cantidad de trabajo invertido, la calidad artística, la creatividad, y el precio que esto tiene. Y sería una forma ideal, si no fuera porque nos hemos devaluado tanto que hemos conseguido que la gente no valore debidamente el tiempo, la dedicación y el esfuerzo que invertimos en nuestro trabajo. ¡Enhorabuena! Cuando vuelva a nacer me pido actriz o bailarina, en serio.

Y en realidad todo esto también viene acompañado de una cuestión mucho más profunda y mucho más grave. La música siempre ha cumplido muchas y diversas funciones, desde el mero entretenimiento, a la didáctica, la belleza estética, o el movimiento de las emociones, por citar las más básicas. Sin embargo, a pesar de que un porcentaje muy bajo de las creaciones actuaales sí trabajan todavía todas estas búsquedas más profundas, la música popular moderna en general tan sólo se preocupa de la primera, el entretenimiento de las masas. La industria ha conseguido desposeer a la música de toda su profundidad, para convertirla en algo vacío de contenido que acompaña noches de fiesta y consumo. Y esto también hace que se deprecie este arte. Ya no busca nada, ya no se interesa por nada, sólo intenta entretener, que también es muy digno, si viene acompañado de algo más. El músico es el actual bufón del pueblo, con todos mis respetos hacia los buenos cómicos. El arte musical no sólo ha bajado a lo terrenal, sino que ha quedado bajo los pies del consumo y la economía. Triste visión de futuro.

Alguien me comentaba que para que VickyLeaks tenga éxito, hay que ponerle unas letras a las melodías, hay que buscar que la gente tenga algo que tararear y cantar (visión que comparten las personas más mayores de mi familia para las que las cosas experimentales les suenan un poco a chino, y además sienten que hay una relación indisoluble entre cantar y ponerle letra). Me lo dijo desde el cariño y desde la visión comercial, por supuesto, la búsqueda del éxito comercial y popular. Para triunfar en la música hay que vaciar de contenido y hacer que la gente se entretenga. Yo, al menos de momento, me quedo en mis trece, lo que yo hago tiene una búsqueda más profunda y más abierta, no quiero venderle al público una cosa cerrada, prefiero que imagine lo que él quiera, que la música sea un viaje al lugar que él prefiera; es una búsqueda de emociones, de estética, de sensaciones… Todo muy físico y terrenal, sí, no es nada profundo ni filosóficamente sesudo, pero no quiero convertirme en un mero entretenimiento, porque me parece rebajar mi trabajo a los… ¿gustos de la masa? ¿O son estos gustos algo que la industria ha ido modelando escogiendo el camino más fácil? Creo que este gusto se puede redireccionar, o reeducar, y en todo caso, no creo que todo el mundo busque sólo entretenimiento, tengo la sensación de que hay brechas en las que se está empezando a despertar de la masa incosnciente, o al menos eso quiero creer.

[:]

2 comentarios en “[:es]Más allá del mero entretenimiento[:]

  1. Pingback: Cada granito de arena cuenta cuando lo público le corta el grifo a la cultura | VickyLeaks

  2. Pingback: Un septiembre cargado de kilómetros | VickyLeaks

Deja un comentario